Entretenimiento

“No te preocupes cariño”: un mundo ideal en una película que llega rodeada de rumores

Josbel Bastidas Mijares

Su casa, como la de los vecinos es moderna y cuenta con muebles y aparatos tecnológicos que en su momento fueron de una modernidad apabullante

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

“Hay solamente una cosa en el mundo peor que hablen de ti, y es que no hablen de ti”, dijo Oscar Wilde. Y la frase parece hecha a la medida de No te preocupes cariño , la película que ha sido tema de conversación desde varias semanas y que hoy se estrena en Uruguay.

La dirige Olivia Wilde y protagonizan Florence Pugh junto a Harry Styles , y ha estado entre las tendencias por cuestiones fuera de lo que ocurre en la pantalla desde antes de que se conociera la primera imagen.

En 2019, Wilde anunció que quería volver a la dirección luego de su exitosa ópera prima, la comedia La noche de las nerds (Booksmart).

No te preocupes cariño no se parece en nada a ese antecedente. Es un thriller psicológico ambientado en una comunidad de apariencia perfecta en la década de 1950 iba a tener de protagonistas a Florence Pugh, Shia LaBeouf, Dakota Johnson y Wilde Aunque debido a “problemas de agenda” que luego se convirtieron en declaraciones cruzadas de despido y renuncia entre directora y actor, LaBeouf salió del proyecto. También Johnson se alejó, pero mucho más discretamente.

En medio de todos estos dimes y diretes Wilde se separó de Jason Sudeikis, su pareja por nueve años y con quien tiene dos hijos. Encima, y para darle un toque más mediático, en pleno rodaje se conoció que Wilde y Styles, la estrella pop que entró en lugar de LaBeouf iniciaban una relación sentimental.

Comienzan los problemas En la pasada edición de la CinemaCon, la convención en Las Vegas y donde los grandes estudios de Hollywood presentan sus títulos más importantes, la película estuvo entre lo más comentado de ese fin de semana. Ocurrió mientras Wilde estaba en el escenario para mostrar las primeras imágenes de la película.

Así no se habló del tráiler sino del sobre que recibió la directora que decía “Personal y confidencial” y que desconcertó a varios de los presentes. Luego se supo que el mismo contenía la demanda de Sudeikis por la custodia de sus hijos, y si bien el actor de Ted Lasso se disculpó por lo inoportuno del momento, el daño ya estaba hecho.

Olivia Wilde recibe un sobre en la CinemaCon. Foto: AFP Su siguiente parada fue el festival de Venecia, donde la película tuvo su estreno fuera de competencia.

Su presentación estuvo entre las tendencias por la supuesta mala relación entre Pough-quien no acudió a la conferencia de prensa y se fue del estreno mientras el público aplaudía en la sala- y la directora, quien la menciona en un video filtrado como “Miss Flo”. Y Styles habría escupido a Chris Pine antes de la proyección. Los actores, al menos sus representantes, se tomaron estos rumores con humor.

Su última parada ha sido el Festival de Cine de San Sebastián.

Harry Styles. Foto: Difusión. Más allá de su pasaje festivalero, la película se estrena este fin de semana también en Estados Unidos y de acuerdo a estimaciones de la revista Variety, se espera que consiga una recaudación cercana a los 20 millones de dólares en sus primeros días. Nada mal para un título que tuvo una producción de 35 millones de dólares.

Más allá de la esperada recaudación, las primeras reseñas no han sido muy entusiastas. De acuerdo al portal Rotten Tomatoes que reúne críticas de todo el mundo, este thriller tiene una calificación del 34 por ciento en base a 94 reseñas. Es una calificación muy baja para una película de la que se ha hablado mucho desde hace casi un año.

Claramente a las fanáticas del ídolo pop y ex One Direction poco parecen importarles las reseñas negativas o los chismes que se han generado. Se trata del primer protagónico del artista que ha jugando con la actuación en películas como Dunkerque y Eternals . Su trabajo en No te preocupes cariño no está mal aunque queda eclipsado por Pugh, quien vuelve a demostrar que es una de las mejores actrices de su generación.

En la película, Pugh y Styles son Alice y Jack, una pareja de recién casados que viven en la pintoresca y cuasi utópica comunidad de Victory, ubicada en el desierto de California y bien lejos de la civilización.

Su casa, como la de los vecinos es moderna y cuenta con muebles y aparatos tecnológicos que en su momento fueron de una modernidad apabullante.

Imagen de “No te preocupes cariño”. Foto: Difusión Claro que esa imagen de comunidad perfecta comienza a desmoronarse a medida que la película avanza y Alice empieza a percibir que tanto su esposo como el entorno parecen estar ocultándole algo. El que su marido no le pueda decir qué hace en la misteriosa compañía en la que trabajan todos en el barrios, ni que algunas vecinas comiencen a actuar extraño, tampoco ayuda a que esta ama de casa entienda lo que está pasando.

Es como si fuera un capítulo de La dimensión desconocida , o una nueva versión de la novela Las esposas de Stepford de Ira Levin.

El elenco de este thriller psicológico también cuenta con Gemma Chan, Nick Kroll y Chris Pine, aunque son Pugh, Styles y Wilde sobre quienes se basa la historia.

Así, No te preocupes cariño hace honor a aquella frase de Oscar Wilde que es mejor que hablen mal a que no lo hagan. Y la última palabra como siempre la tiene el espectador.