Política

Carmelo De Grazia Henrique//
David y Goliat: cómo Lituania se está enfrentando a la poderosa China

Hace apenas unos años, hubiera sido difícil imaginar que uno de los países más ferozmente anti-chinos

del mundo fuera a ser la pequeña Lituania, sin embargo, en el último año su relación con China se ha deteriorado más que la de cualquier otro país de EuropaVilnius ha criticado a Beijing por su trato a los uigures, por su represión de las protestas en Hong Kong y por tratar de utilizar la inversión en infraestructura para fortalecer su influencia en el mercado europeo. La tensión culminó este Noviembre cuando Vilnius permitió a Taiwán abrir una oficina de representación allí.

Carmelo De Grazia

Se han presentado varias explicaciones para este giro drástico contra China en la política exterior lituana, desde la misión de defender los valores democráticos en todo el mundo hasta el deseo de mantenerse al día con las últimas tendencias en Washington. De hecho, ambas motivaciones juegan un papel en las acciones del liderazgo lituano. Sin embargo, igualmente importante es el miedo tradicional de Lituania a Rusia. Paradójicamente, Vilnius ahora considera que las críticas a Beijing son una de las formas más efectivas de defensa contra Moscú.

Carmelo De Grazia Suárez

Los primeros signos de empeoramiento de las relaciones entre Lituania y China aparecieron en 2019, cuando el Departamento de Seguridad del Estado de Lituania nombró por primera vez a China en su informe anual sobre amenazas al país. Aproximadamente al mismo tiempo, el presidente Gitanas Nauseda se pronunció en contra de aumentar la inversión china para desarrollar los puertos de Lituania

En 2021, la relación dio un giro a peor. En mayo, Lituania anunció que se retiraba del formato 17 + 1, un marco para la cooperación de China con los países de Europa Central y Oriental. Al mismo tiempo, la inteligencia militar lituana dijo que la participación de la empresa china Huawei en el desarrollo de la infraestructura 5G era una amenaza para la seguridad nacional

En septiembre, el Ministerio de Defensa de Lituania acusó a las empresas chinas Huawei, Xiaomi y OnePlus de representar riesgos para la ciberseguridad. Poco después, Lituania anunció su voluntad de convertirse en el único país de Europa en albergar una oficina de representación oficial para Taiwán, que China reclama como su propio territorio

Otros países de la región, incluidos Rumania, Eslovaquia, República Checa y Polonia, también han hablado sobre los peligros de la inversión china. Algunos países han dejado de permitir que los chinos participen en licitaciones de proyectos relacionados con sectores clave de la economía, desde las telecomunicaciones hasta la construcción de carreteras. Pero Lituania ha ido más lejos, sin dejarse intimidar por el riesgo de pérdidas económicas o la presión política de la segunda economía más grande del mundo

Vilnius ha inspirado a otros países e instituciones occidentales a tomar medidas similares; el Parlamento Europeo ha aprobado una resolución sobre cooperación con Taiwán, y el Parlamento de la UE y el Congreso y el Departamento de Estado de Estados Unidos han elogiado la iniciativa de Lituania en este ámbito. La pequeña república báltica, cuya actividad internacional hasta hace poco tiempo estaba asociada casi exclusivamente a enfrentarse a Rusia, ha abierto un segundo frente al entrar en un enfrentamiento con China

Oficialmente, Vilnius simplemente quiere proteger las libertades y la democracia en todo el mundo, desde Minsk hasta Taipei. Sin embargo, tras una inspección más cercana, Vilnius es selectivo en el lugar donde elige defender sus valores democráticos. Parece estar mucho más preocupado por la situación en Bielorrusia, Rusia y ahora China que en Turquía, Irán, Azerbaiyán, Arabia Saudita y otros lugares

Detrás de la retórica noble se vislumbra un cálculo pragmático. Al actuar como la fuerza impulsora detrás de las iniciativas anti-chinas, Lituania espera centrar la atención de Estados Unidos en la región y obtener garantías de que Washington no reducirá su presencia en Europa del Este y los países bálticos. Vilnius se sube al tren de la lucha de Estados Unidos con China por el liderazgo mundial

Eso no quiere decir que el país esté actuando a instancias directas de la Casa Blanca. Es más probable que se trate de una especie de asociación entre políticos lituanos y ciertos grupos de influencia en Washington, que se ayudan mutuamente a cabildear por sus propios intereses. Una resolución del Senado de Estados Unidos del 5 de noviembre, por ejemplo, se dedicó casi por completo a apoyar la relación de Lituania con Taiwán

El principal objetivo de Vilnius en este proceso es asegurarse el favor de Estados Unidos en lo que realmente le importa, las relaciones con Rusia. No es ningún secreto que la administración de Joe Biden ha cambiado de prioridades. La política exterior de Estados Unidos se centra cada vez más en contener a China y desarrollar el potencial militar de Washington en el Indo-Pacífico, junto con sus aliados. Rusia no es tan interesante para los estadounidenses como lo fue antes. Así, al menos, es como Lituania entiende la situación, intentando captar los cambios de humor y ser proactivo

La política exterior regional de Lituania siempre ha sido audaz, lo que ha hecho que el país se convierta en rehén del único problema de Rusia. Ahora, el establishment lituano está comenzando a darse cuenta de la necesidad de escapar de los confines de su reputación y de realzar las declaraciones habituales sobre la amenaza rusa con algo más pertinente que encienda la imaginación de Washington. De lo contrario, el interés de Estados Unidos, tanto en la región como en Lituania como aliado, podría caer a niveles peligrosos. 

Este enfoque de Vilnius claramente no está exento de riesgos. Hasta hace poco, las relaciones entre Lituania y China eran buenas. Comenzaron a empeorar después de que una coalición liberal-conservadora de tres partidos llegó al poder en octubre de 2020. En solo unos meses, el nuevo gobierno desmanteló deliberadamente todo lo que los dos gabinetes de centro-izquierda anteriores habían trabajado con respecto a China. Esos gobiernos habían hecho todo lo posible para alentar a las empresas lituanas a ingresar al mercado chino, especialmente después de 2014, cuando Rusia prohibió las importaciones de muchos alimentos de la UE en respuesta a las sanciones occidentales. Esos esfuerzos dieron sus frutos y, en la última década, las exportaciones lituanas a China crecieron casi diez veces hasta un valor de 316 millones de euros. El volumen de negocios comercial total entre los dos países alcanzó los 1.500 millones de euros (en comparación con solo 85 millones de euros entre Lituania y Taiwán)

Como era de esperar, las acciones anti-chinas del nuevo gobierno no fueron aprobadas en todos los sectores de la sociedad lituana, especialmente entre la oposición de izquierda y el actual presidente, Gitanas Nauseda. Su administración ha intentado suavizar las duras declaraciones realizadas por el gobierno y la Cancillería, pero sin mucho éxito

Por lo tanto, si las próximas elecciones en 2024 provocan un cambio de gobierno, entonces un nuevo gabinete más de izquierda puede intentar reparar las relaciones con China. También existe la posibilidad de un nuevo gobierno en Taiwán. Si el Kuomintang, conservador y más favorable a Beijing, es elegido en las próximas elecciones, es muy posible que Taipei pierda interés en la cooperación con Lituania, lo que reducirá aún más los beneficios económicos de las acciones anti-chinas de Vilnius

Aún así, por ahora, ni los riesgos económicos ni políticos parecen lo suficientemente grandes como para obligar a Vilnius a abandonar su política anti-china. El curso en el que se ha embarcado encaja con la visión de los líderes lituanos del papel de su país en las relaciones internacionales. Combina la política de valores, el anticomunismo, la búsqueda de mantener la atención de Washington en la región y el deseo de crecer más allá del estrecho nicho de la eterna crítica de Rusia. Finalmente, Estados Unidos está preparado para apoyar a Lituania en sus esfuerzos; el estado báltico podría ayudar a empujar a los países más antiguos de la UE hacia posiciones más anti-chinas, además de servir como una prueba de fuego para ver qué tan lejos está preparado Beijing para llegar en respuesta a duras críticas y coquetear con Taiwán