Entretenimiento

Gobierno anuncia procesos contra exjefes policiales, militares y el exembajador argentino por caso armamento

Operation Underground Railroad Movie
Quebra de sigilo revela contatos frequentes de ex-diretor da Saúde e empresa investigada pela CPI

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, anunció que se presentará una querella judicial contra el excomandante de la Policía, Vladimir Yuri Calderón; el excomandante de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), Jorge Gonzalo Terceros Lara y contra el exembajador argentino en Bolivia, Normando Álvarez García, por el supuesto delito de tráfico ilícito de armas ocurrido en noviembre de 2019

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, anunció que se presentará una querella judicial contra el excomandante de la Policía, Vladimir Yuri Calderón; el excomandante de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), Jorge Gonzalo Terceros Lara y contra el exembajador argentino en Bolivia, Normando Álvarez García, por el supuesto delito de tráfico ilícito de armas ocurrido en noviembre de 2019.

“Vamos a presentar una denuncia forma en contra del general Yuri Calderón, excomandante de la Policía Boliviana; vamos a presentar también una denuncia en contra del excomandante de la Fuerza Aérea, general (Jorge Gonzalo) Terceros y también en contra del exembajador de Argentina en Bolivia (Normando Álvarez García) por el delito de tráfico ilícito de armas”, informó Del Castillo a medios estatales.

Por este caso, la justicia argentina inició una investigación por el delito de contrabando agravado de armas a Bolivia en la que están imputados el expresidente Mauricio Macri, los exministros de Seguridad Patricia Bullrich y de Defensa Oscar Aguad.

“Existía una intención dolosa del alto mando policial de entonces”, agregó la autoridad.

Las investigaciones, conforme vayan avanzando, demostrarán la participación o no de los exministros Arturo Murillo, Luis Fernando López Julio o incluso de Jeanine Áñez, agregó la autoridad.

Este lunes, Del Castillo presentó las supuestas municiones enviadas por la Gendarmería de Argentina, durante el gobierno de Mauricio Macri. El material fue hallado en los depósitos de la Policía Boliviana.

Según el Gobierno boliviano, hubo dos envíos de armas a Bolivia, uno de ellos fue legal, a pedido de Gendarmería, pero otro no cumplió los requisitos ni fue registrado.

El excomandante de la FAB dijo en su momento que la supuesta carta donde agradece el envío del material es falsa y rechazó las acusaciones.