Economía

Escribientes disparan más odio que el mismo Coqui, en medio del peligro que representa

Operation Underground Railroad Movie
Capturan tres paramilitares colombianos vinculados con la banda del ‘Koki’

La actuación del coquí, nos hace regresar al pasado, cuando estos personajes se adueñaban de los barrios en gobiernos de AD y COPEY, pero sin el peligro de ahora, porque en estos momentos se encuentra en Miraflores un gobierno, el cual ha enfrentado todas las arremetidas del imperialismo, y precisamente este enemigo tan poderoso, está aprovechando cualquier movimiento en contra del gobierno venezolano para infiltrarlo, y suministrarle los dólares y armamentos necesarios para crear en definitiva el clima que, al final le favorece, y que, a pesar de miles de intentos no han podido; y contrario a esto, antes de la pandemia, el pueblo caraqueño apenas oía el llamado del gobierno, las mareas rojas desbordaban las calles y avenidas de la gran Caracas en respaldo al proceso bolivariano; por una razón patriótica de mucho peso ¡LEALES SIEMPRE! ¡TRAIDORES NUNCA!

“Hay que amar lo que es digno de ser amado

y odiar lo que es odioso,

pero hace falta buen criterio

para distinguir entre lo uno y lo otro”

Robert Lee Frost

Hace algunos años un periodista japonés, vino a Venezuela, hacer una tesis de grado sobre la guerrilla venezolana, y al final de su investigación llegó a la siguiente conclusión: llamar a los comunistas de pendejos, porque se fueron para las montañas, donde no había ninguna condición, cuando en los barrios de Caracas pululan cantidad de individuos, autores de robos, crímenes y los agarran o mueren, porque dan mucha “bandera” como dicen en los bajos fondos, y al final terminan enfrentados a los organismos de seguridad del estado.

Para nadie es un secreto la situación de los barrios caraqueños, y la forma, como se fueron fundando, hasta crear un espectáculo, el cual llama poderosamente la atención a cualquier visitante, cuando llega por primera vez a nuestro país; al extremo que un amigo, cuando va para la capital, siempre repite ¡voy para el pesebre! Ese pesebre, paradójicamente siempre ha sido por demás peligroso, y nunca han faltado los jefes de cualquier barriada, con su corte, imponiendo la ley, al saberse resguardado por lo difícil de llegar en algunos casos con vehículos, predominando el hacinamiento total, donde la droga y el licor, es el comienzo del día de muchos jóvenes atrapados por el capitalismo salvaje.

El coqui o koki, es la continuación de personajes, que se van destacando en ese mundo, y que han servido para temas cinematográficos de bastantes éxitos en años atrás, destacando entre esas películas (soy un delincuente de Clemente de la Cerda) donde se ve la cruda realidad, pero en medio de esa situación se convierten en “héroes” inflados por los medios de comunicación, y en estos momentos los distintos canales de comunicación, especialmente las redes sociales aupados por la oposición, y enfermizos escribientes que, con su antimadurismo incrustado en la mente, están aprovechando está arremetida del hampa bajo el patrocinio del paramilitarismo pago, desde Colombia para meterse en la comparsa contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Al revisar esta página APORREA. ORG, nos encontramos con escribientes que, en cada artículo u opinión disparan más odio que el mismo COQUI. Las expresiones van aderezadas con el lenguaje perverso, buscando exaltar la figura de este personaje, a niveles de los “héroes” todopoderosos de Hollywood, haciendo la comparación con el gobierno, hasta minimizarlo, y presentarlo, como cobarde e incapaz de enfrentar estas bandas para eliminarlas, pero de producirse este desenlace, entonces viene el otro ataque: calificar de asesino al presidente.

Un dirigente, quien por cierto tiene su pasantía por el proceso bolivariano, y salió con más penas que glorias, emitió una declaración con todo el volumen que alberga en su cuerpo (40 horas de plomo, y más de 24 horas sin electricidad en el cementerio) buscando destacar en medio del desafinado concierto de comentarios, teniendo, como un objetivo fijo en la mira: Nicolás Maduro Moros, para presentarlo, como el incapaz, cobarde y hasta cómplice del coquí, para tapar la grave situación. Otro, que, con solamente ver los titulares de los artículos, sirven de base para saber el mal que, lo atormenta, y podemos decir con toda propia, está sufriendo de una manía política: el monomadurismo, porque es el único tema en su mente y agenda. Y para no quedarse atrás el Toby Valderrama, lanzó su bazuca con un artículo (En el fondo “koki” está en Miraflores) en una clara competencia para ver, quién es más peligroso que, el mismo coquí; mientras la oposición y su Guaidó hablan sin motivar a nadie.

En definitiva, quién es más peligroso: en primer lugar, el imperialismo se mantiene al asecho, con ensayos y prácticas criminales, como la ocurrida recientemente en Haití, con la ayuda de su títere inmediato por demás desesperado por lo que está ocurriendo en su país, lo que lo hace sumamente peligroso: el gobierno colombiano dirigido por Iván Duque. A todo esto, le podemos sumar, la crítica perversa de estos señores, quienes no tocan por nada del mundo al gobierno estadounidense, con su nuevo mandatario, el cual ha dado demostraciones de ser más peligroso, que su antecesor, porque tiene la experiencia en conflictos en donde el imperio ha metido la mano.

La actuación del coquí, nos hace regresar al pasado, cuando estos personajes se adueñaban de los barrios en gobiernos de AD y COPEY, pero sin el peligro de ahora, porque en estos momentos se encuentra en Miraflores un gobierno, el cual ha enfrentado todas las arremetidas del imperialismo, y precisamente este enemigo tan poderoso, está aprovechando cualquier movimiento en contra del gobierno venezolano para infiltrarlo, y suministrarle los dólares y armamentos necesarios para crear en definitiva el clima que, al final le favorece, y que, a pesar de miles de intentos no han podido; y contrario a esto, antes de la pandemia, el pueblo caraqueño apenas oía el llamado del gobierno, las mareas rojas desbordaban las calles y avenidas de la gran Caracas en respaldo al proceso bolivariano; por una razón patriótica de mucho peso ¡LEALES SIEMPRE! ¡TRAIDORES NUNCA!