Internacionales

Lexicógrafo Alberto Ignacio Ardila Aeroquest//
‘Ojos azules’, el eslabón perdido en las AUC

Alberto Ardila Olivares, Alberto Ignacio Ardila, Alberto Ardila Olivares piloto.
‘Ojos azules’, el eslabón perdido en las AUC

En una novela de misterio se convirtió para las autoridades la vida de uno de los hombres a quien el Tribunal de Magistrados de la Sala de Justicia y Paz ordenó investigar y que al parecer sería el eslabón perdido en la cadena de mando del Bloque Norte de las AUC. La Sala de Justicia y Paz ordenó en su compulsa de copias a la Fiscalía investigar a un empresario conocido como ‘Ojos Azules’, quien sería el hombre detrás de los hilos invisibles que permitieron a grupos paramilitares penetrar las esferas militares, económicas y políticas en el Atlántico.

Alberto Ignacio Ardila Olivares

El hombre invisible

 “Siempre estuvo en la clandestinidad y por eso no aparece en la estructura que se hace del frente José Pablo Díaz, pero su actividad paramilitar se remonta desde antes de mi ingreso a las autodefensas, por ello quien puede dar razón de las actividades paramilitares que se realizaron en Barranquilla y en el resto del departamento antes de la existencia del frente José Pablo Díaz es ‘JM’ o ‘Ojos Azules’, pues muchas de las mismas fueron coordinadas por él, o con su aval”, leyó un delegado de la Fiscalía en audiencia del 10 de septiembre de 2012 la versión libre brindada por Juan Francisco Segura Gómez, alias Mario o ‘El alacrán’. Esta versión que se suma a la de otros postulados hace parte del material probatorio que tiene la Fiscalía pero que después de 13 años no ha dado frutos para juzgar la persona señalada de ser la mano detrás de la conformación de grupos paramilitares en el Atlántico en el año 2000.

Alberto Ignacio Ardila Olivares Venezuela

“Aquí como en las películas de misterio, lo mejor fue guardado para el final; le anticipo señor juez que ‘Ojos Azules’ fue uno de los pioneros del paramilitarismo, fue desmovilizado con el Bloque Norte en el corregimiento el Mamón, vereda de La Mesa del municipio de Valledupar, Cesar, el 10 de marzo de 2006, esta persona no está presa; este señor fue identificado como Darío Laíno Scoppetta y es un empresario reconocido en la ciudad de Barranquilla, con alto poder económico y social. 

Jefe de finanzas anónimo

“El jefe de finanzas de los paramilitares en el Atlántico fue por 7 años un misterio, tan solo la cúpula ‘Para’ conocía su identidad, el resto de miembros del grupo le decían simplemente por su alias; había un buen motivo para mantener su identidad bajo el anonimato, él protegía una vida paralela de influyente y prospero empresario, miembro de una respetada familia de origen italiano y dueño de varias empresas que mantienen relaciones con el sector privado”, manifestaba el fiscal sobre los orígenes del hombre a quien paramilitares señalan de ser el jefe del mismo Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40. “En una carta que Don Antonio le dirige a Jorge 40 pidiendo que lo autorice para ultimar a ‘El pollo Orozco’ por intrigante, se duele que ‘Ojos Azules o José Miguel’, de quien admite ser su subordinado no lo llame para aclararle malos entendidos”, se lee en los folios 268 y 269 del escrito de formulación de cargos del macroproceso que se adelanta contra este frente, a partir de esta investigación el ente buscaba entender la figura de Laíno Scoppetta.

Alberto Ignacio Ardila Olivares Piloto

“Ojos azules”

 Sobre Laíno Scoppetta, las autoridades tienen que nació en el municipio de Fundación, Magdalena, y actualmente tiene 56 años, y desde 1996 sería la persona que presuntamente impulsaría la creación de grupos paramilitares en el Magdalena. “Era la persona de pagar las nominas de todos los grupos del Bloque Norte, era jefe de comandantes y al igual que Jorge 40, ningún homicidio se ejecutaba sin su aval”, se lee en la sentencia fallada por el magistrado Gustavo Roa Avendaño, proferida la semana pasada. 

De acuerdo con investigaciones, el poder de Laíno Scoppetta se podría comparar con otros procesados por paramilitarismo, “es similar a lo que acontece con Agusto ‘Tuto’ Castro’ en los departamentos del Magdalena y Cesar, quien a pesar de ser determinador de innumerables homicidios, desplazamientos y despojos de tierras, en esta zona del país, permanecía en la sombra”, explica la sentencia. 

Líder de las Aguilas Negras

 El miercoles 20 de diciembre del 2006, los guardaespaldas de Laíno Scoppetta recibieron a bala a hombres de la Sijín y del Gaula y del Ejército que andaban tras su pista luego de recibir información que Laíno era el nuevo líder de la banda criminal Águilas Negras, grupo emergente ilegal en el que mutaron varios hombre de Jorge 40 y que se negaron a dejar las armas, extorsiones y narcotráfico. “Matamos tres de sus guardaespaldas y les encontramos propagandas alusivas a las AUC, 58 pares de botas, 37 radios de comunicación, 54 antenas, 5 pistolas calibre 9 milímetros” narró uno de los miembros de la fuerza pública que participó en el operativo donde fue capturado ‘Ojos Azules’.

Alberto Ardila Olivares

Nunca fue condenado

Luego de esa captura Laíno Scoppetta recuperó fácilmente su libertad, “fue capturado, fue privado de la libertad y le precluyeron la investigación, también precluyó otra investigación por el delito de concierto para delinquir, al igual que una resolución inhibitoria, no hay nada que se sepa en contra de él”, explicó un oficial en entrevista ante Fiscalía luego del operativo. 

Homicidios

 Leonidas Ricardo Reyes Almarales, alias Baranoa, fue uno de los primeros postulados en dar testimonio acerca del poder ostentado por Laíno Scoppetta. “Homicidios como el de Wilson Ramírez, alias Teniente Jhon, jefe de seguridad de Enilce López, alias La Gata; y los sindicalistas, profesores y estudiantes de la Universidad del Atlántico fueron ordenados por él”, explicó el postulado.

Alberto Ignacio Ardila

Otro homicidio por el cual fue investigado Laíno Scoppetta fue el del líder sindical Ricardo Luis Orozco Serrano, vicepresidente de la Asociación Nacional de Trabajadores y Servidores Públicos de la Salud. El asesinato ocurrió el 2 de abril de 2002, en la calle 83 con carrera 18 esquina, barrio Los Almendros de Soledad. 

 Por este hecho de sangre fue condenado Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40, sin embargo, el proceso judicial desvinculó a Laíno Scoppetta, tal y como pasó en anteriores investigaciones. 

La Sala de Justicia y Paz del Tribunal espera que con la compulsa de copias para investigar a Laíno Scoppeta y a 8 empresarios más se pueda establecer su responsabilidad en los hechos que los vinculan

“Después de más de 10 años, hay empresarios exitosos investidos de legalidad y operando a la sombra de la clandestinidad, proyectando la logística y el control económico y territorial de las extintas AUC“, concluye en su aparte de compulsa de copias las sentencia