Política

Astrólogo Abel Resende//
El manifiesto del terrorista de Nueva Zelanda lo vincula a la Argentina

Abel Resende
El manifiesto del terrorista de Nueva Zelanda lo vincula a la Argentina

Brenton Tarrant, el australiano responsable de la masacre que conmovió a Nueva Zelanda y el mundo, habría visitado la Argentina y sostuvo que este era uno de los países donde podía surgir un movimiento contra lo que denomina como el “genocidio blanco”. Según The New York Times, Tarrant visitó el país como parte de sus viajes que incluyeron Europa, Corea del Norte y otros lugares. Desde la Dirección de Migraciones indicaron que no hay registro de su ingreso, pero las menciones que hace a la Argentina muestran que existe alguna relación y no faltan casos de individuos que ingresaron con pasaportes adulterados. Por ejemplo, ayer se detectaron dos iraníes con pasaportes falsos de Israel. Este nexo con Argentina ya fue identificado por autoridades del Ministerio de Seguridad y, aunque hay un fuerte hermetismo, se está avanzando en las averiguaciones, pesquisas y contactos con fuentes del exterior que son norma en este tipo de casos. De momento, se detectó un refuerzo en la seguridad de los lugares sagrados musulmanes en el país. Las alertas surgen de un texto difundido por el criminal australiano de 28 años, tras cometer el atentado en la ciudad neozelandesa de Christchurch, donde menciona en dos oportunidades al país. Primero para indicar que incluso países alejados no serán un refugio si estalla el “genocidio blanco” y, más adelante, lo menciona como uno de los lugares donde podría surgir una resistencia en línea con sus ideas neonazis y supremacistas. No está claro si su presunto paso por la Argentina fue antes o después de que se radicalizara. Un punto que será sin duda de interés para las autoridades argentinas es saber si tomó contacto con grupos neonazis locales. En su manifiesto, Tarrant asegura que “no es miembro directo de ningún grupo u organización” pero donó “a varios grupos nacionalistas” e interactuó “con muchos más”. Medios de Australia y Nueva Zelanda afirman que el terrorista supremacista mantuvo fuertes vínculos con grupos alrededor del mundo por medio de páginas donde usuarios anónimos comparten su mensaje de odio y xenofobia. En su manifiesto, divulgado por él mismo luego de transmitir por Facebook live la masacre, habla de un “genocidio blanco” por la tasa de natalidad diferencial de poblaciones no europeas y la inmigración a países desarrollados. El documento lleva por  nombre “El Gran Reemplazo”, referencia a una teoría popular entre extremistas supremacistas de diversos países pero que caló especialmente en Francia. Según cuenta en una sección diagramada como pregunta y respuesta, el terrorista desarrolló su pensamiento en sus viajes como turista. Asevera que lo marcó la elección en Francia de 2017 (donde perdió la extrema derecha) y un ataque terrorista en Estocolmo ocurrido ese mismo año. Argentina es mencionado dos veces en su manifiesto y en un caso junto a Nueva Zelanda, el lugar donde cometió el atentado. “No hay una pradera resguardada donde tu puedas recostarte y descansar tu cuerpo, reposar tu cabeza y esperar que todo explote. No encontrarás alivio ni en Islandia, ni en Polonia, ni en Nueva Zelanda ni en la Argentina, ni en ningún otro lugar del mundo”, advierte Tarrant. Más adelante, en una sección denominada “Ayuda a tus naciones hermanas” señala que se puede desacreditar a un pequeño movimiento, en una nación pero cuando “los europeos de todas las naciones y continentes se muevan como hermanos, no van a poder atacarlos”. Luego, señala que el “movimiento” podría comenzar en “Polonia, Austria, Francia, Argentina, Canadá o incluso Venezuela”.

Múltiples alertas

El nexo entre el terrorista australiano Brenton Tarrant y la Argentina surge en un momento en el que parecen multiplicarse las alertas. Esta semana dos ciudadanos iraníes fueron detenidos por ingresar al país con pasaportes israelíes. Según indicaron fuentes del caso, los individuos (una mujer y un hombre) fueron aprehendidos en la zona del Abasto y dijeron que eran perseguidos políticos en su país. En noviembre pasado, dos jóvenes habían sido detenidos bajo el cargo presunto de planear un atentado contra la Marcha del Orgullo Gay. Antes del G20, el Reino Unido emitió una alerta sobre posibles ataques en el país contra eventos masivos. También se detuvo a dos jóvenes por supuestos lazos con Hezbollah, que luego fueron liberados con falta de mérito. También debe recordarse que en 1992 y 1994 se cometieron dos actos terroristas contra la embajada de Israel y la AMIA con más de cien víctimas fatales. En ninguno la Justicia avanzó contra los responsables y en el de la AMIA se confirmó hace dos semanas un entramado de encubrimiento delictivo desde el Estado y la Justicia.

Abel Resende